06 junio 2007

La Guerra entre Trabajo y Familia

Leyendo La Quinta Disciplina de Peter Senge, llegué a un interesante capítulo llamado "Finalizando la guerra entre Trabajo y Familia".
En este capítulo se cita una nota de la revista Fortune (1990) titulada "¿Por qué los óptimos ejecutivos son pésimos padres?".
Teniendo en cuenta un diagrama causal mostrado en el libro, se deduce que el tiempo en el trabajo disminuye el tiempo en familia. Lo cual a la vez podría hacer más insatisfactoria la relación familiar, por lo cual por problema psicológico obligaría al individuo a distanciarse aún más de su familia. Las personas que sufren de este problema común se encuentran en una etapa de inestabilidad, a la vez que la familia, lo que ocasionaría hijos problemáticos o una cónyuge desdichada.
Pero en el caso de querer pasar más tiempo en familia, entonces se tendría que tener en cuenta las metas propias y familiares, pues después de todo se necesita un trabajo para poder aproximarse a tal (ya sea pagando los servicios vitales o educación superior para los hijos).

La Quinta Disciplina trata sobre las organizaciones inteligentes, pero ¿Qué tiene que ver la estabilidad entre la familia y el trabajo en esto?.
Pues, los individuos que atraviesan problemas familiares comúnmente rinden menos que uno satisfecho tanto de sus relaciones familiares como laborales. Se debe de buscar un equilibrio entre ambos lados, pero en el cual el individuo y la organización deben de trabajar.

Consejos para el individuo:
- Identifique lo que realmente le importa
- Haga un compromiso con su elección
- No oculte a los demás la decisión que ha tomado
- No trate de manipular a los demás para obtener un acuerdo o un respaldo superficial.

En última instancia, las consecuencias de las opciones individuales en cuanto al trabajo y familia dependerán en gran medida del clima de la organización.
Los conflictos familiares y laborales limitan la eficacia y capacidad del aprendizaje de en las organizaciones.
Las organizaciones deben de tomar medidas para contribuir a un mayor equilibrio entre la familia y el trabajo. Ya se ha dado cambios como, por ejemplo, las guarderías infantiles que ya están tomadas por muchas firmas. Pero hay medidas más amplias y desafiantes, por ejemplo:
- Respaldar el dominio personal como parte de la filosofía y la estrategia de la organización.
- Prestar atención a los problemas familiares e insertarlos en conversaciones pertinentes, especialmente cuando aluden a problemas de tiempo.
- De ser necesario, ayudar a la gente a obtener consejo y guía para utilizar efectivamente el tiempo familiar.

Hay que recordar que NO SE PUEDE CONSTRUIR UNA ORGANIZACIÓN INTELIGENTE A PARTIR DE HOGARES DESTROZADOS Y RELACIONES PERSONALES TENSAS. Además que hay una variable que nunca cambiará y esa es el tiempo, hay que aprender a distribuirlo.
¿Cómo puede un ejecutivo alentar el autoestima de su hijo cuando esta habituado a destruir el autoestima de las otras personas de la oficina?
Los valores aprendidos a través de las cinco disciplinas de una organización inteligente sirven para cimentar la familia además de la empresa.
Solo cuando los valores sean acordes con los sentimientos de la gente y tengan igual significación en el trabajo y el hogar, será posible que los ejecutivos dejen de vivir ateniéndose a dos códigos de conducta y comiencen a ser una sola persona.

Este solo es un pequeño argumento del capítulo 16 del libro. En la actualidad este es un problema muy común, sería bueno tener en cuenta algunos datos que el libro nos ofrece.

Saludos!

No hay comentarios.: